fbpx
Teléfono

+41 22 959 75 00

Nuestros horarios

De lunes a jueves De 8:00 a 19:00, viernes de 8:00 a 18:00, sábado de 8:30 a 13:00

 

Trastorno de mandíbula - ATM

DISFUNCIONES DE LA ARTICULACIÓN TEMPOROMANDIBULAR

Tener la mandíbula rota: esto ocurre con relativa frecuencia. Los trastornos de la ATM, para las articulaciones temporomandibulares, son de hecho comunes, y sus causas son a menudo multifactoriales.

La disfunción de la articulación temporomandibular o algo así como el síndrome disfuncional del aparato manducatorio (SADAM) es un conjunto de síntomas que pueden manifestarse de manera muy variable, asociando una o más de las siguientes manifestaciones:

  • Manifestaciones dolorosas (dolor de oídos, dolores de cabeza en las sienes, dolor de mandíbula).
  • Manifestaciones articulares: ruidos articulares (chasquidos al abrir la boca, chirridos), limitación dolorosa o no dolorosa de la apertura de la boca, molestias al masticar y al alimentarse, sensación de inestabilidad articular, bloqueo con la boca cerrada o por el contrario bloqueo con la boca abierta.
  • Otras manifestaciones como zumbidos en los oídos (tinitus) o dolor de cuello.

¿Cuáles son las causas?

Los diversos mecanismos que desencadenan la disfunción de la articulación temporomandibular son complejos, pero hay una variedad de factores de riesgo, a menudo interrelacionados, que se sabe que causan esta disfunción.

  1. Anomalías de la articulación dental (la forma en que los maxilares superior e inferior se articulan entre sí).
  2. Traumatismos y fracturas de la cara (especialmente la mandíbula), el cráneo o las vértebras cervicales. Pueden provocar lesiones en la articulación temporomandibular.
  3. Los acontecimientos de la vida estresantes, los altos niveles de ansiedad parecen ser capaces de agravar los síntomas.
  4. Las parafunciones son la hiperactividad inconsciente o inconsciente de los músculos de la mandíbula, a veces asociada con el desgaste de los dientes y el rechinamiento nocturno (es el caso del bruxismo). A menudo están relacionadas con el estrés de la vida cotidiana y con las anomalías de la articulación dental.
  5. La hiperlaxidad se debe a la presencia de ligamentos demasiado flojos, demasiado distendidos. Es común en las mujeres jóvenes. Resulta en una máxima apertura de la boca que es demasiado grande. Favorece los bloqueos con la boca abierta (dislocación de la mandíbula).
  6. La enfermedad reumática puede ocurrir en la articulación de la mandíbula.

¿Cuál es el origen del dolor, su tratamiento?

Hay dos tipos de dolor:

  • La mayoría de las veces son de origen muscular y en las etapas iniciales de la enfermedad. Están relacionados con espasmos y contracturas musculares.
  • Se vuelven articulares a medida que la enfermedad avanza y se producen daños en las articulaciones. De hecho, en esta etapa, lo más frecuente es que estén entrelazados (muscular y articular).

La diferencia entre estos dos tipos de dolor es lo que condiciona el éxito y la realización del tratamiento.

Inicialmente, su médico no suele ser capaz de decir si el dolor está relacionado principalmente con espasmos musculares o trastornos articulares, a menos que presente un examen articular perfectamente normal (etapa puramente muscular) o si, por el contrario, un problema articular es evidente en caso de artrosis grave, por ejemplo.

Por lo tanto, en general (excepto en casos especiales) se iniciará el tratamiento con dispositivos oclusales. Este tratamiento es capaz de aliviar el dolor de origen muscular y resolver trastornos articulares menores y aún reversibles.
Este tratamiento, que debe durar por lo menos de 2 a 3 meses, permite así diferenciar los dos orígenes del dolor (muscular o articular).

Nueve de cada diez veces, este tratamiento con dispositivos oclusales es eficaz y resuelve su problema porque el dolor se relaciona más a menudo con espasmos musculares y trastornos menores de las articulaciones como resultado de los espasmos musculares. Aunque después del tratamiento y una vez que el dolor desaparece, persiste un sonido de chasquido, que indica un trastorno menor de la articulación, se tolera ya que claramente no es la causa de su dolor.

El resultado obtenido puede estabilizarse entonces tratando las anomalías de la articulación dental para colocar la articulación y la mandíbula inferior en la posición más estable y menos traumática posible.